La dama de hierro de parís

Por: Tina Páez

París es más que la capital de Francia, es la  cuna  de grandes acontecimientos como la Revolución Francesa , la Ilustración, el Mayo Francés; la ciudad del amor, la ciudad de  las luces,  de la moda, del arte, de la gastronomía, de la música, de la ciencia y la literatura; lo que la convierte en una de las más visitadas en el mundo, y al hablar de esta emblemática ciudad, no se puede dejar de mencionar su mayor ícono arquitectónico como lo es la famosa Torre Eiffel , llamada también la dama de hierro (la dame de fer) que fascina a todos los parisinos y turistas  que la visitan.

La Torre Eiffel se encuentra ubicada en los Campos de Marte, a orillas del río Sena , siendo la estructura más alta de la ciudad , ya que posee una altura de 324 metros (incluyendo la antena) es uno de los  monumentos más fotografiados y visitados en el mundo; inspiración para poetas, pintores, cineastas y todo aquel que quede hipnotizado bajo su romántico encanto; puedes subirla a través de un ascensor o escaleras y admirarla desde casi cualquier ángulo, tomando un rico café , deleitándote con una crepe o degustando un vino sobre alguna embarcación en el Sena, caminar por la famosa plaza de Trocadero o simplemente maravillarte cuando encienden las luces de la torre para iluminar la noche parisina.

Esta gran estructura fue diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel, finalizando su construcción ​​​​​el 6 de mayo de 1889 cuando se abrieron sus puertas por primera vez al público,  en el marco de la Feria Mundial de la Exposición Universal y para  conmemorar el centenario de la Revolución Francesa. Originalmente estaba pensada para ser destruida veinte años después de la Exposición Universal sin embargo, en 1900 la Armada Francesa añadió una antena de radio en su punto más alto que le permitió salvarse de la destrucción, ya que la torre comenzó a ser utilizada como estación repetidora para telegrafía y radio. En 1921 se emitió desde allí el primer programa radiofónico de Francia; incluso sobrevivió  a la invasión nazi en los años 40; es por ello que aún 129 años después, la dama de hierro parisina sigue siendo objeto de fascinación para quienes la visitan.

¿Cómo construir un embudo de ventas?

Por Ángel Páez

Los embudos de ventas representan hoy en día uno de los mayores retos del marketing y la publicidad digital en vista del cambio de paradigma que implican. Recordemos que el amplio apoyo que recibió internet y sobre todo la web luego de la explosión de la burbuja de las puntocom en 2001,  se debió en gran medida al espíritu de compartir todo tipo de datos, archivos e información de manera gratuita. Ese espíritu colaborativo es lo que anima al marketing de contenidos, inbound marketing o marketing de atracción.

Es indispensable sentir un genuino interés por educar o entretener en algún tema, para sea realmente creíble una estrategia de ventas en la que la decisión de compra o adquisición de un servicio va a depender de cuan satisfecha esté la persona. En mi propia experiencia de marca personal lo he podido comprobar. No fue sino hasta después de un año compartiendo información sobre redes sociales y marketing digital, cuando sentí que ya podía esperar algún tipo de intercambio; en mi caso, fue principalmente la oferta de servicios educativos en torno a ese tema y, en un segundo lugar, las propuestas de negocios y gestión de marcas en entornos digitales.

En base a mi experiencia les comparto los pasos sobre cómo construir un embudo de ventas (ver figura). La primera fase es algo obvia, aunque muchos pretenden saltársela y es, no solo tener presencia en las redes y en la web, sino tener una identidad definida que logre diferenciarte de los demás; aquí recomiendo diseñar campañas de reconocimiento para acelerar el proceso. La segunda fase tiene que ver con la identidad, perfil o buyer persona: se trata de saber quiénes nos siguen, género, edades, intereses, gustos, preferencias de compra. Una vez que sabemos esto, podemos avanzar al tercer paso: nutrir a la comunidad con contenidos de interés para ellos y que estén alineados con nuestra marca. Luego de hacer esto al menos por seis meses es que podemos empezar a hacer propuestas de productos o servicios a nuestros seguidores y es cuando podemos comprobar cuán exitoso ha sido nuestro embudo de ventas.

Figura. Embudo de ventas.

Fuente: www.angelpaez.com

Potencia tu marca personal y gana en dólares (Taller on line)

Todos los días conozco personas con muchos talentos que pueden servirles de plataforma para ganar ingresos en dólares o cualquier moneda extranjera y de manera remota. Muchas veces no nos atrevemos a lanzarnos al mundo freelance simplemente porque no conocemos los pasos, aplicaciones y tips necesarios para tener éxito. En este webinar o taller on line, comparto mi experiencia como freelancer y como parte de una firma internacional (no se trata de negocios piramidales, ni criptomonedas).

Continue reading «Potencia tu marca personal y gana en dólares (Taller on line)»